No pasen el mismo trabajo que pasé yo

¡No pasen el mismo trabajo que pasé yo!

15/08/2019 By
148

  Por Flor Ángela Ortiz  

 

Recuerdo cuando decidí aprender inglés como segunda lengua, me inscribí en cualquier cantidad de cursos, todos se ajustaban a mi presupuesto. Ninguno a mi necesidad de aprendizaje.Luego de varios cursillos, y de dominar cosas muy básicas, me sentía como una niña, sin embargo no tenía idea del trabajo que pasaría después. Llegó el día finalmente para irme a estudiar inglés en USA, 

 

Cuando llegué todo era maravilloso, cada cosa que veía era impresionante, nueva, fascinante y, a veces, hasta abrumadora. Claro, sólo las veía, no tenía que hablar para disfrutarlas.   Al llegar la hora de comer, imaginé que todo estaría bien, ya que con todo lo que “dominaba” del idioma, no parecía ser un problema. Me dirigí a una cadena de restaurantes de comida rápida, y procedí a ordenar los ingredientes que quería en mi sándwich. Por temor a pronunciar incorrectamente, que es uno de nuestros mayores miedos cuando aprendemos el idioma, al principio fue muy fácil señalar lo que deseaba con el dedo. Todo fluyó.  

 

El problema ocurrió cuando llegué a la caja, ya que intentaba decir que quería galletas y no la bolsita de papitas que ofrecen en el combo, el cajero me miraba con mucho respeto y ganas de entenderme, pero simplemente no podía. Lo que a él se le ocurrió, fue mostrarme en cada mano lo que ofrecían en el combo, y yo finalmente escogí, con el dedo nuevamente, lo que deseaba.  

 

Pasado el incidente de no poder expresar lo que quería adecuadamente, procedí a pagar, y saqué un billete de alta denominación. Por los gestos de su cara, hablando en inglés y tratando de explicarme en su carente español, me decía “caja chica”; mientras señalaba la caja registradora, y decía “billete grande” mostrándome el billete que le había entregado.  

 

¡Sentía que me moría de la vergüenza!

 

  Sobre todo porque pensaba en los alardes que hacía en el pasado, en referencia a mis habilidades en el inglés. Sin saber qué hacer, volteé la mirada y me di cuenta que había generado una fila gigantesca, y las caras de las personas no eran tan amigables, como las que vi anteriormente en el recorrido por la ciudad.  

 

Afortunadamente, alguien que hablaba español se acercó y me explicó que el cajero no tenía cambio para el billete con el que yo estaba pagando la factura y me ayudó a cambiarlo para poder pagar. Lo que en un principio, parecía una experiencia rutinaria, se convirtió en una muy traumática.  

 

Hoy en día que trabajo en Wall Street English en el área de didáctica, soy testigo de cómo nuestra metodología abarca todas las áreas importantes de aprender el inglés. Ésta, toma como base principal la inmersión, práctica y producción del idioma mientras estudias, facilitándoles así el proceso de aprendizaje a nuestros estudiantes y ayudandoles a que ¡no pasen el mismo trabajo que pasé yo!    

 

 

Wall Street English avatar

Wall Street English

Author of this post